top of page

¿Cómo piensan los hombres?

Uno de los misterios del universo que causan más curiosidad en una mujer es la mente de un hombre; y es que el hombre promedio no externa sus pensamientos con facilidad, a lo mucho te habla de sus conclusiones, pero su proceso para llegar a ellas es una total incógnita para los demás, sobre todo las mujeres que lo rodean. Sin embargo, saber cómo piensa el hombre de tu vida te puede ayudar a relacionarte mejor con él y entenderlo mejor.


Lo primero que tienes que saber es que un hombre no piensa de la misma forma como piensa una mujer. Las mujeres en general tienen la capacidad de pensar en muchas cosas casi simultáneamente mientras que los hombres solo pueden concentrarse en una sola línea de pensamientos a la vez. Eso le permite al hombre mayor enfoque y productividad en una sola tarea, mientras que a la mujer le permite estar al pendiente de muchos temas a la vez. La mujer suele interpretar esta forma lineal de pensar del hombre como una falta de interés en los otros temas que a ella le importan o le preocupan, pero para un hombre no es lo mismo “No estar pensando en eso en este momento” a “No me importa”.


Para un hombre no es lo mismo “No estar pensando en eso en este momento” a “No me importa”.

Usualmente cuando una mujer suele traer un tema a la mesa que parece olvidado en la mente del hombre, el entonces “por fin” empieza a pensar en ello, pero para ella ya es demasiado tarde por que ella hubiera querido que el pensamiento saliera de él y no de ella. La mente de la mayoría de los hombres no está constantemente divagando entre los temas pendientes de todos los aspectos de su vida, más bien suele entretenerse en un tema, normalmente sobre lo que está haciendo en el momento o sobre lo que quisiera estar haciendo.


Por otra parte, los hombres suelen enterrar los pensamientos que representen una preocupación hasta el fondo de su mente, solo para ser extraídos de nuevo cuando el problema ya esté en puerta. De esa manera no se desgasta mentalmente “de manera innecesaria” hasta que no hay forma de evitar la situación. Eso lo hace más eficiente para dedicar todos los recursos a resolver el tema de hoy sin estar pensando en el mañana, pero también lo puede volver un perfecto procrastinador.


En generar puedes encontrar al hombre promedio en uno de estos 5 estados mentales:


1. Modo de resolución de problemas.



Cuéntale tu problema a tu esposo e inmediatamente su mente tratará de hallar una solución, aunque tu intención haya sido solamente compartir como te sientes con él. Si solo quieres que te escuche, especifícaselo antes de contarle el problema. Si hay varias cosas que necesitan resolverse, suéltale solo la más prioritaria hasta que quede resuelta, traerle demasiados problemas a la vez le sobrecalientan la mente y lo hacen querer escapar al modo de relajación.


En este modo el enfoque es primordial y las distracciones lo hacen perder el hilo de sus ideas, cuando le estas hablando y parece no estarte poniendo atención, es probable que su mente esté en el modo de resolver problemas.

Si está en el trabajo normalmente estará pensando en responsabilidades del trabajo, por eso no te preocupes si no te manda mensajes durante su horario laboral, de nuevo, no es que no le importes, es que solo puede pensar en una cosa a la vez. Y si se quedó a medias con algun pendiente laboral o económico es posible que se quede atorado en esa preocupación, inclusive que le quite el sueño y le cueste trabajo cambiar de modalidad hasta que no resuelva lo pendiente.


Cuando veas a tu esposo absorto o ausente tal vez está ideando como salir del problema. Para saber cual es, le puedes decir. "Parece que estás atorado con algo, platicame que es para ver como te puedo ayudar, o al menos para saber que es lo que te tiene distraido para ser paciente contigo"


2. Modo de relajación.




En esta modalidad, el hombre solo quiere pensar en nada, apagar su cerebro, reírse, desestresarse. Ver lo que sea en la tele, recorrer eternamente el feed de Facebook (porque tardas tanto en el baño) o practicar un hobby suelen ayudarlo a esto. También comer algo rico o tener intimidad sexual le ayuda a quedar en este estado de relajación que le desestresa.


Si le preguntas a tu esposo "En que piensas" cuando está en modo de relajación, es muy probable que te responda "En Nada", y aunque no lo creas, los hombres tienen la capacidad de no pensar en nada para lograr una relajación completa.


los hombres tienen la capacidad de no pensar en nada para lograr una relajación completa.

Cuando tu esposo está en este estado mental disfruta de una esposa que lo acompaña a relajarse o divertirse. Muchas veces cuando el esposo está en este estado es cuando la esposa piensa que es el momento perfecto para hablar con el sobre un problema, pero normalmente encuentra muy poca recepción o atención del esposo en ese momento, inclusive hasta puede mostrar disgusto de ser “interrumpido” de su modo de relajación. Es por esto por lo que puedes encontrar más disposición en el diciendo “Ya que descanses me gustaría platicar contigo sobre algo” en vez de “Tenemos que hablar ahorita”.


3. Modo de Conquista.




Una de las modalidades preferidas del hombre es pensar en que ganar y como hacerlo. ¿Te has dado cuenta que le gustan mucho las competencias? Cuando practica algún deporte o juego de video, tan pronto como termina de jugarlo ya está pensando que hacer para ganar la próxima vez, que equipo comprar, que técnica utilizar, etc.


De igual forma, cuando se enamoró de ti, duró horas, días y semanas planeando como conquistarte hasta que lo consiguió, después es probable haya cambiado el enfoque de conquista a otro logro en el trabajo, la escuela o los deportes,) no por que ya no te ame, sino porque piensa que el conquistarte a ti es un logro completado.


Para muchos su conquista está en el trabajo o en el ministerio, ahí es donde se sienten exitosos y compran libros o pagan cursos para aprender a ser aun mejores. Para un vendedor el vender le hace sentir poderoso, y solo puede pensar en su próxima venta. El hombre suele evitar pensar en cosas que lo hagan sentir un perdedor, se desentiende de deportes donde no gane, renuncia a empleos donde no se siente triunfador y abandona matrimonios donde lo hagan sentir insuficiente.


Si tu quieres ayudar a tu esposo a que vuelva a pensar en conquistarte, recúerdale (no reclámale) que necesitas seguir siendo conquistada, mejor aún, ofrecele una "recompensa" atractiva para él si lo logra.


Si tu quieres ayudar a tu esposo a que vuelva a pensar en conquistarte, recúerdale (no reclámale) que necesitas seguir siendo conquistada, mejor aún, ofrecele una "recompensa" atractiva para él si lo logra.

Si tu quieres ayudar a tu esposo a que vuelva a pensar en conquistarte, recúerdale (no reclámale) que necesitas seguir siendo conquistada, mejor aún, ofrecele una "recompensa" interesante si lo logra, verás como se activa su modo de conquista y empieza a planear como lograrlo. Tambien ayuda mucho cuando celebras publicamente lo que hace por ti y por tu familia, cuando le agradeces delante de tus hijos y de los amigos y la familia. Esto activa el sistema de recomensas en su mente y le motiva a seguir haciéndolo.


Cuando el hombre experimenta fracasos continuos en las diferentes áreas de su vida es común que caiga en una adicción que le “inyecte” serotonina y dopamina de manera artificial sin haber ganado nada en realidad. Pero como todos sabemos, eso no soluciona nada realmente y perpetua el sentimiento de fracaso.


Tu puedes ayudar al hombre de tu vida en estado de fracaso hablándole al conquistador dormido que lleva adentro. Celébrale las áreas donde sí está triunfando, agradécele lo que ha hecho en el pasado, reafírmale que crees en él y ayúdale a visualizar la recompensa futura de un esfuerzo verdadero en el presente. En resumen, ayúdalo a sentirse ganador hasta que se lo crea de nuevo y despierte el conquistador dormido.


4. Modo de Fantasía.



“Los hombres solo piensan en sexo” reza el dicho popular, pero no es enteramente cierto. En todo caso el hombre piensa frecuentemente en sexo si no está estresado, preocupado o cansado, o si no está en una etapa de vida con baja producción de testosterona. Cuando piensa en sexo suele ser el deseo acompañado de una breve película mental de como satisfacerlo. Si sabe que tiene altas posibilidades de materializarlo con su esposa pasará a modo de conquista.


Pero el hombre no solo fantasea con sexo, también fantasea con triunfar en la vida, fantasea con proteger a los suyos en caso de un ataque, o con diferentes formas de ganar un argumento en un conflicto que le está esperando. También se le puede ir la mente en fantasías tipo “¿Que hubiera sucedido si hubiera tomado una decisión diferente en tal o cual cosa?”, o “¿Qué pasaría si hiciera algo que en realidad no me atrevo a hacer?”, cómo renunciar a ese trabajo o poner ese negocio, o golpear a ese tipo en la cara. También fantasea con tener el auto que no puede tener, o el gadget electrónico para el que no le alcanza. Cualquiera que sea la fantasía en la que está pensando el hombre suele aterrizarla a la realidad para no exponerse a sufrir la decepción de que jamás ocurra. Esto lo puede llevar a una actitud de “no lo intento, para no fracasar”


Puedes ayudar a tu hombre a contarte sus sueños si eres respetuosa con ellos e incluso si sueñas junto con él y le brindas tu apoyo para alcanzar aquellas fantasías que sean dignas de materializarse. Frases como “estás enfermo”, “estás loco” o “ya madura”, difícilmente lo animarán a volverte a contar lo que piensa cuando sueña despierto.


5. Modo de planeación.


Salvo honrosas excepciones, la mayoría de los hombres no son muy buenos para hacer planes que transformen sueños en realidades, principalmente por la tendencia quetienen a enfocarse a resolver los problemas presentes y posponer el pensar en el futuro hasta que llegue a ser presente. En otras palabras, el llevar una buena planeación y ejecución de los planes es una habilidad adquirida para la mayoría de los hombres y no una capacidad natural. Pero tú puedes ayudar a tu esposo a ponerse en una modalidad de planeación recordándole la necesidad de hacer un plan para determinado propósito y sugiriendole una fecha y hora sentarse juntos para hacerlo.


Dado que un buen plan tiene pasos y fechas para completar cada paso puedes ayudarle diciéndole “¿Quieres que te recuerde sobre este paso?” o “quieres que te ayude con algo para lograr este paso?”, la mayoría de los hombres van a responder que si al menos a la primera pregunta, dado que eso le puede ayudar a quitarse el pendiente de la mente hasta que sea momento de atenderlo. Ponte un recordatorio para recordarle unos dias antes, y eso le ayudara a mantener en mente el plan. Si lo vez muy ocupado, dile, ¿quieres que te recuerdo más adelante?


NO TRATES DE ADIVINAR LO QUE PIENSA




En resumen, saber cómo piensa tu esposo te puede ayudar a comprenderlo mejor. Pero si quieres saber en qué esta pensando, no intentes adivinarlo ni asumir que saber que está pasando por su mente en determinado momento, mejor crea un ambiente donde él se sienta seguro de contarte lo que piensa cuando le preguntes.


1 Corintios 2:11 NTV Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios.
 

Daniel Osuna es conferencista y autor junto con su esposa Cynthia de los libros Indivisibles para matrimonios, Guía de Noviazgo Alternativo para jóvenes e Indispensable para padres. También producen juntos el Podcast Indivisibles y Noviazgo Alternativo .

2814 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page