top of page

¿Cómo se si soy gay?

Hace 30 años la mayoría no tenía que pensar mucho para definir su identidad sexual, porque en la mente individual y colectiva la orientación sexual era naturalmente establecida por el diseño biológico del cuerpo y reforzada por el entorno, hoy sin embargo, esta es una pregunta que va a surgir en la mayoría de los niños, preadolescentes y jóvenes de esta generación, solo por el hecho de que según la cultura actual, cualquiera puede ser alguna de las más de 72 alternativas de identidad sexual que se han definido hasta la fecha, más las que se irán definiendo en los próximos años.


Sin ningún verdadero fundamento científico la cultura popular afirma que nadie puede decirte cual es tu identidad sexual y que solo tú puedes determinarla en base a cómo te sientes. Los que nos conocemos lo suficiente sabemos que nuestros sentimientos son uno de los aspectos más volubles, inestables y susceptibles a influencias externas e internas que existen. Lo que podemos sentir intensamente hoy, puede ser muy diferente a lo que vamos a sentir en un año, especialmente durante nuestra niñez y adolescencia, y hablando de algo tan importante e impactante para nuestras vidas, definir nuestra sexualidad por sentimientos en las etapas tempranas de nuestra vida puede llevarnos de una identidad a otra, quizás es por eso que los mismos promotores de la ideología de género han creado un “nueva” identidad sexual para esta confusión llamada “gender fluid” o género fluido.



El problema es que muchos niños y niñas, cuando sus sentimientos les dicen que su identidad sexual es diferente a su sexualidad biológica están siendo sujetos a tratamientos quirúrgicos y hormonales para que sus cuerpos sean modificados para acoplarse a sus sentimientos. Como es de esperarse, muchas personas están manifestando su arrepentimiento por haberse cambiado de sexo tiempo después, cuando los sentimientos empiezan a cambiar de vuelta. Ejemplo:



Muchas otras personas que cambian de sexo, no lo hacen desde sus emociones sino desde sus pensamientos, lo que parece ser más confiable que sus sentimientos por estar basados en una lógica propia, pero en realidad la mayoría de nuestros pensamientos están basados en una gran combinación de lo que nos han enseñado, lo que hemos leido, lo que nos han inculcado en los medios de comunicación, las circunstancias que hemos vivido, nuestros deseos, nuestros sentimientos, nuestras hormonas, nuestro trato con los demás, los eventos traumáticos que hemos experimentado, el ambiente y la forma en la que fuimos criados, etc. Así que, aunque sean conclusiones a las que llegamos con nuestra mente, no necesariamente garantiza que llegamos a las conclusiones correctas. Frecuentemente llegamos a conclusiones equivocadas en todas las otras áreas de nuestra vida ¿Cierto?


Entonces, si nuestros sentimientos no son confiables para determinar nuestra sexualidad y tampoco nuestros pensamientos, ¿cómo podemos saber cuál es nuestra verdadera identidad sexual? ¿Cuál es la fuente confiable para definir nuestra identidad sexual?



La ciencia afirma que solo hay dos géneros (aunque haya más comportamientos sexuales), Existe el género masculino y el género femenino y cada célula de nuestro ser confirma con cromosomas que somos hombres (XY) o mujeres (YY). La ciencia hizo este hallazgo apenas el siglo pasado, pero solo confirma lo que Dios había diseñado desde la creación del ser humano:


Génesis 1:27 NTV Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó.

Nuestro creador no solo nos creó con una sexualidad masculina o femenina, también se encargó de definir el comportamiento sexual humano, diseñado al hombre para la mujer y a la mujer para el hombre, lo cual es también biológicamente evidente.


Génesis 2:18-24 NTV Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él». 21 Entonces el Señor Dios hizo que el hombre cayera en un profundo sueño. Mientras el hombre dormía, el Señor Dios le sacó una de sus costillas[d] y cerró la abertura. 22 Entonces el Señor Dios hizo de la costilla a una mujer, y la presentó al hombre. 23 «¡Al fin!—exclamó el hombre—. ¡Esta es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Ella será llamada “mujer” porque fue tomada del hombre». 24 Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.

Nadie mejor que El que te hizo para decirte quién eres tú, cómo te hizo, cómo debes de funcionar y para qué te hizo así. Tus pensamientos y tus sentimientos pueden convertirte en una persona completamente diferente a la que fuiste creada para ser, pero si te encuentras perdido en tu identidad puedes regresar a tu Creador hoy y pedirle que Él se rebele a tu vida y restaure tu identidad en Él al conocer Su diseño para tu vida revelado en la Biblia.


Salmo 139:1,13-15 NTV Oh Señor, has examinado mi corazón y sabes todo acerca de mí. 13 Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien. Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz.

Hoy puedes hacer una oración a Dios diciéndole:

Dios, hoy entiendo que tu me creaste con una forma y solo Tú puedes definir quién soy yo. Hoy quiero empezar a conocerte a Ti para poder conocerme a mí como Tú me diseñaste. Te pido perdón si he vivido una vida alejada de lo que tu planeaste para mí, y te doy gracias por acercarme como un hijo a Ti por medio de tu Hijo Jesucristo, amen.



173 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page