top of page

Lo que necesitamos saber

En el primer episodio de la temporada diez de nuestro podcast, platicamos que la principal razón del divorcio en los matrimonios jóvenes era la falta de conocimiento; como lo dice Oseas 4:6, "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento". Durante tantos años de consejería matrimonial nos hemos percatado de una ignorancia en el tema de matrimonio. Y es que no hay materias sobre la familia en la escuela, no existe la licenciatura en matrimonio. En los grupos de jóvenes cristianos, en el mejor de los casos, se habla solamente de amistades y noviazgo, pero nunca específicamente del tema del matrimonio.


Entonces podemos explicar porqué hay tan poco conocimiento de matrimonio, en cambio hay una gran “desinformación” a través de los medios, redes sociales, y principalmente del ejemplo y la reputación que vemos en nuestras familias y amigos sobre este tema. Todo esto deja a las parejas jóvenes en una ignorancia del propósito y diseño del matrimonio, y expectativas irreales sobre sí mismos y su pareja.


Pero gracias a Dios que en Su Palabra, la Biblia, nos deja toda la información que necesitamos tener sobre Él, nosotros, el diseño del matrimonio y su propósito. La promesa de Dios es que si fundamentamos nuestro matrimonio en su palabra nuestro matrimonio será resistente a cualquier problema o prueba que pueda venir.


Mateo 7:24- 27 24 »Todo el que escucha mi enseñanza y la sigue es sabio, como la persona que construye su casa sobre una roca sólida. 25 Aunque llueva a cántaros y suban las aguas de la inundación y los vientos golpeen contra esa casa, no se vendrá abajo porque está construida sobre un lecho de roca. 26 Sin embargo, el que oye mi enseñanza y no la obedece es un necio, como la persona que construye su casa sobre la arena. 27 Cuando vengan las lluvias y lleguen las inundaciones y los vientos golpeen contra esa casa, se derrumbará con un gran estruendo».


Necesitamos ser intencionales en conocer sobre:


Dios y el Matrimonio


Carecemos de comprensión acerca de nuestra necesidad de la sabiduría y el poder de Dios en nuestra vida cotidiana, para superar nuestras inclinaciones egoístas, mantenernos unidos y enfrentar juntos cualquier adversidad que se presente. Colocamos nuestra confianza en el amor humano creyendo que será suficiente para mantenernos unidos. Sin embargo, no reconocemos la importancia de depender de la sabiduría y el poder divino para enfrentar los desafíos diarios y fortalecer nuestra relación.


Nosotros mismos

La carencia de autoconocimiento es común entre nosotros, ya que a menudo nos consideramos mejores de lo que realmente somos y tendemos a pasar por alto o ignorar nuestras propias tendencias, errores, malas inclinaciones, falta de madurez, problemas de carácter y hábitos negativos que pueden tener un impacto negativo en nuestro matrimonio.


Nuestra pareja

La falta de una comprensión profunda de nuestra pareja. Durante el período de noviazgo y compromiso, generalmente solo llegamos a conocer una parte (quizás la mejor) de nuestro cónyuge, aquella que él o ella está dispuesto/a a revelar. Si se presentan aspectos negativos de nuestra pareja, tendemos a ignorarlos con la esperanza de que desaparezcan una vez que nos casemos. Como resultado, entramos al matrimonio con expectativas poco realistas sobre quién es nuestra pareja, creyendo que será una fuente constante de felicidad.


El propósito del matrimonio

La falta de comprensión del propósito fundamental del matrimonio nos lleva a suponer que su objetivo es proporcionarnos felicidad. Sin embargo, cuando el matrimonio mismo se convierte en una fuente de infelicidad, nos sentimos confundidos y desorientados. Es en ese momento cuando comienza a surgir esa voz interior que nos dice: "¿Ves? Tus temores eran reales. Te equivocaste en la elección de tu pareja o en la decisión de casarte".


Sobre el diseño del matrimonio

La falta de comprensión de la estructura adecuada del matrimonio a menudo nos lleva, sin siquiera ser conscientes de ello, a traer nuestras propias ideas preconcebidas sobre cómo debería ser, alejándonos del diseño original de Dios. Establecemos nuestras propias normas y definimos nuestros propios criterios. Cuando surgen conflictos, recurrimos a nuestras propias tácticas para resolverlos, lo que en realidad nos aleja y nos causa más heridas en lugar de utilizar las estrategias divinas para restaurar la unidad.


Que el matrimonio tiene un enemigo

Desconocemos la amenaza que representa la distorsión del diseño matrimonial a través de las ideologías que están moldeando nuestra mentalidad mediante nuestros círculos sociales, la influencia de la cultura popular que absorbemos y los patrones familiares que hemos heredado. Esta mentalidad contaminada se transfiere al matrimonio y provoca consecuencias devastadoras.


Para finalizar te queremos invitar a ser intencional en crecer en tu conocimiento al menos de estas áreas sobre el matrimonio.


Proverbios 19:2 NTV El entusiasmo sin conocimiento no vale nada; la prisa produce errores.




156 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page