• Danny y Cynthia Osuna

Los problemas no son para destruirnos sino para mejorarnos




Como matrimonio tarde o temprano vamos a enfrentar problemas que surgirán sin haberlos provocado nosotros, y vendrán para sacudir nuestra paz y atentar contra nuestra unidad. Esos problemas pueden ser situaciones económicas, de salud, laborales, de familia extendida, de los hijos, etc.


Nuestra actitud a esos problemas es lo que va a determinar si destruyen nuestro matrimonio o lo mejoran. Observa lo que dice este pasaje:


Romanos 8:28 NTV Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos


Con la ayuda de Dios podemos revertir lo que fue enviado a destruirnos y aprovecharlo para que contribuya a nuestro propósito como matrimonio.


Así que aquí te dejamos:


7 FORMAS EN LAS QUE PODEMOS APROVECHAR LOS PROBLEMAS PARA MEJORAR


1. Los problemas nos pueden unir más.


Unirnos para resolver el problema en vez de atacarnos mutuamente nos dejará una increíble sensación de victoria como pareja. Cuando sumamos lo mejor de los dos con el propósito de vencer la adversidad, saldremos del otro lado con una fuerte sensación de victoria compartida, que nos animará a enfrentar nuevos retos y aventuras como matrimonio.


En vez de preguntar ¿Por qué nos está pasando esto? podemos preguntarnos ¿Cómo podemos salir más unidos de esto?


2. Los problemas nos pueden fortalecer más


Los problemas son como los pesos de un gimnasio que se le agregan a la barra para desarrollar nuestros músculos. Cada problema que logramos resolver nos dejará una resistencia superior.


En vez de preguntar ¿Por qué nos está pasando esto? podemos preguntarnos ¿Qué seremos capaces de lograr ahora?


3. Los problemas nos pueden hacer más sabios.


Los problemas tienen la capacidad de enseñarnos que no lo sabemos todo. Constantemente como matrimonio nos enfrentaremos a cosas que nunca habíamos enfrentado antes, que requerirán de nuevos conocimientos, de pedir consejería, de leer libros, de hacer preguntas que nunca habíamos tenido que hacer antes. Todo este conocimiento aplicado nos dará una nueva experiencia y capacidad para resolver problemas similares.


Muchas parejas inclusive convierten el aprendizaje en temporadas difíciles en un negocio rentable.


En vez de preguntar ¿Por qué nos está pasando esto? podemos preguntarnos ¿Que experiencia nos dejará esto?



4. Los problemas nos pueden hacer más compasivos.