Reconquista a tu esposa

Tal vez piensas que ya no es necesario conquistar a tu esposa. A fin de cuentas ya está casada contigo. Pero la mejor vacuna contra la infidelidad es mantener el romance en el matrimonio. En el libro más inesperado de todos, El Apocalipsis de la Biblia, encontramos la receta para reconquistar a nuestra esposa.


“Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia… 4 Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor. 5 ¡Recuerda de dónde has caído! *Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio.” Ap 2:2-4

EL PROBLEMA:


Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia… 4 Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor


Tal vez trabajas mucho por tu esposa y tu familia. Te has mantenido fiel y constante con ellos. Pero a lo mejor ya no le demuestras amor tu esposa como al principio. Ya no eres el mismo de antes con ella. Has dejado de conquistarla, Has perdido tu primer amor.

Amor es un mandamiento, una decisión. No es cuestión de sentimientos o de ganas. Es un Llamado para todos nosotros. Perdemos el primer amor cuando dejamos de ser intencionales en nuestra conquista por el corazón de nuestra esposa.


Por eso la Biblia nos enseña a los hombres a Amar a nuestras esposas como un mandamiento:


“Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella” Efesios 5:25

LA SOLUCIÓN:


I. Recuerda de dónde has caído.


Recuerda cómo fueron los inicios de tu relación, como eran las cosas al principio. Cuando conquistarla era una de las prioridades de tu existencia. Ella sigue siendo esa misma joven, la misma que amaste en tu juventud. Recuerda todas esas cosas que te hicieron dejarlo todo por ella.


PROVERBIOS 5:15-19 Que tu esposa sea una fuente de bendición para ti.  Alégrate con la esposa de tu juventud. 19 Es una cierva amorosa, una gacela llena de gracia. Que sus pechos te satisfagan siempre.  Que siempre seas cautivado por su amor.

II. Arrepiéntete.


(Cambia de dirección)  Es muy fácil que las preocupaciones, los problemas y la rutina nos desvíen del camino. Dios nos ha honrado con una mujer para Cuidarla y nutrirla con Amor. Pero muchas veces terminamos hiriéndolas y secándolas con nuestras actitudes. Hay que arrepentirnos con Dios por fallar a nuestro llamado. Arrepentirse es recapacitar y volver al camino correcto.



III.    Vuelve a practicar las obras que hacías al principio

Recuerdas todo lo que hiciste al principio?:


1. Te Diste tiempo de conocer a tu esposa


Las mujeres están en un constante cambio, El gran error que cometen muchos hombres es pensar que su esposa seguirá siendo la misma toda la vida. Ni su cuerpo, ni sus pensamientos, ni sus sentimientos son los mismos. Sino que evolucionan. Lo que antes te funcionaba con ella, tal vez hoy no funcione. Empieza a conversar de nuevo con ella todos los días, pero no solo sobre los temas cotidianos, sino sobre quién es ella,que le gusta, que le disgusta. Cuáles son sus sueños y sus planes. Cuales su película favorita, etc…